"en medio de la violencia reinante en el país, que nos salpica diariamente, nos quedamos en intentos esteticónes donde nos limitamos a resultados objetuales que solo responden a una demanda de mercado, en vez de abordar seriamente una estética de la violencia con imágenes concepto que sean un grito, imágenes que molesten y trastoquen los códigos aceptados."